Roma explicada por Robert Hughes

Luistxo ¦ 2013-03-11 ¦ 20:11 ¦

Mi consumo cultural es bastante caótico, aunque bastantes veces me dejo guiar por los impulsos de la actualidad. Por ejemplo, la renuncia del papa Benedicto XVI y el revuelo del cónclave me llevaron a un par de obras (y además en Niagarank, propuse a mis compañéros montar un canal de religión, que funciona a toda pastilla). Por un lado he visto la película Las sandalias del pescador, una pequeña decepción, y por otro he leído un libro de Robert Hughes, Roma, Una historia cultural. Este sí, una gozada, un libro particularmente recomendable para estos días tan pontificios, pues gran parte del contenido del libro es sobre la institución del papado, y las grandes obras del arte y la arquitectura religiosa en Roma.

Source: Uploaded by user via Luistxo on Pinterest

Robert Hughes, fallecido en 2012, es uno de mis ensayistas favoritos, y en este libro, lo borda. Me han interesado sobre todo los capítulos sobre la edad media, el renacimiento y el barroco, pero algunas reflexiones post-1960 al final del libro también son interesantes. Hughes nos hace ver la importancia de la cultura y las humanidades en una sociedad tecnologizada; y creo, con él, que la cultura es vital para un desarrollo económico y social sostenible. El crítico de arte también nos hace apreciar la estética y el logro técnico tanto en un plano absoluto, más allá de las modas, pero también en relación con ellas, en las circunstancias de cada época.

La edición en mis manos (Editorial Crítica) está ilustrada, pero muy limitadamente, por que son muchísimas las obras que se mencionan. Por lo tanto, ha sido prácticamente indispensable combinar la lectura con la búsqueda de imágenes en Google, y gran número de ellas las he guardado en Pinterest. He aquí una muestra.

Los mosaicos del s. vi en la basílica de los santos Cosme y Damián, con Jesús sobre las nubes multicolores de aspecto extrañamente moderno:

Las escalinatas de la iglesioa Ara Coeli, inauguradas Cola di Rienzo en el s. 14, en las faldas del Capitolio; escaleras en las que apenas unos años más tarde fue asesinado Cola:

El velo de Santa Verónica esculpido en mármol por Bernini, s. 17, en la basílica de San Pedro.

El techo de la iglesia de Il Gesú, cuartel general de los jesuitas (donde está enterrado San Ignacio), pintado por Giovanni Battista Gaulli, c. 1678

Uno de los frescos de Miguel Angel en la Capilla Sixtina, mostrando el pecado de Cam (el hijo observa a su padre Noé, desnudo, borracho). El mismo pecado al que Miguel Ángel se dedicó repetidamente, obsesionado siempre por el desnudo masculino.

Una de las sádicas escenas de martirio pintadas por Pomarancio en las paredes de Santo Stefano Rotondo, s 16.

Comentarios

Comentar