Capturando a los karatekas pedófilos

Luistxo ¦ 2013-03-19 ¦ 07:41 ¦

Hace unos días vi un documental bien hecho, Capturing the Friedmans. Se plantea una reflexión difícil: una cosa es el consumo de material pornográfico pedófilo, y otra, abusar directamente sobre menores. Lo primero también debe ser punible, porque incita a la creación de un material basado en los abusos, pero si caemos en la paranoia perseguidora nos podemos pasar de la raya, como parece que ocurrió con los Friedman.

Me da que pensar el asunto ante el caso que acaba de ser juzgado en las Islas Canarias, el de la escuela de karate donde supuestamente se cometieron terribles abusos. Existen paralelismos entre los dos casos:

  • Los abusos ocurrían año tras año, sin que, aparentemente, se filtrara nada en la ciudad o la comunidad que desaconsejara a los chavales apuntarse a las clases de karate de Las Palmas o a las de computación del señor Friendman. Día tras día, semana tras semana, temporada tras temporada, los chavales se apuntaban a esta actividad de apariencia normal, pero que por dentro era una monstruosidad sexual.
  • Una vez destapado el asunto, entonces sí, decenas y decenas de chavales recuerdan los abusos. Son, en ambos casos, abusos de los mayores, pero también, por lo visto, actividades sexualas obligadas o inducidas entre los mismos chavales.
  • El principal acusado no actuaba sólo. Junto a Friedman padre, juzgaron a su hijo que con 18/19 años por lo visto también tomaba parte en los abusos. En el caso del karateka, por lo visto también tomaba parte su pareja (una mujer), y otra joven profesora de karate. ¿Un depravado público, en vez de escondido y privado, que comparte su "afición" con otros adultos muy cercanos, y estos también resulta que son unos degenerados?

Son cuestiones de una inverosolimitud máxima.

En el caso Friedman, la película da a entender (aunque según Wikipedia el mensaje de la peli también es ambiguo) que el padre era, efectivamente, un pedófilo, que sentía atracción sexual por los menores. También que poseía y compró pornografía pedófila. Como digo, creo que esto último debe ser castigado sin reservas. En cuanto a la "condición" del hombre, no sé, entre la inclinación (que debería ser tratada mediante la ayuda adecuada) y la comisión de hechos, puede haber un trecho. Ahora bien, de los abusos cometidos directamente, viendo el documental se sospecha que fueron una fantasía paranóica colectiva y que no ocurrieron. Particularmente, la implicación de Friedman hijo parece una completa invención. Friedman padre murió en prisión, y el hijo salió de la cárcel tras cumplir 13 años de condena.

En cuanto al caso de los karatekas de Canarias, se han decretado 302 años de prisión para Fernando Torres Baena, 148 años para María José González (la pareja) y 126 años para Ivonne González (la otra profesora). No he seguido el caso. Quizás sean culpables. Pero... no sé. En fin, recomiendo la visión del documental a quien lea estas líneas.

Comentarios

  • Re: Capturando a los karatekas pedófilos

    VeroCaroline ¦ 2014-01-24 ¦ 15:58

    Analizando los casos lógicamente uno encuentra los hechos inverosímiles, aunque han sucedido en el mundo muchos hechos similares. Me pregunto como es qué ningún estudioso del tema se ha planteado la posibilidad de que estos hechos no sean ciertos. Siempre termino pensando que por ser la pedofilia un crimen tan aberrante y por aceptarse ciegamente el concepto del infante pura verdad e inocencia es que estos casos son una condena segura para los acusados desde el inicio. Condena social primero y luego legal.

    Por cierto, soy de argentina, y si no tuviera la edad que tengo y no hubiera estado de moda Hombres G en nuestro país como lo estuvo allá hace tiempo no hubiera podido probar mi humanidad ;)

Comentar